Esfuerzo y condición física

Un dolor físico, generalmente surge por un desequilibrio entre un esfuerzo y la condición física.

En estos casos, el fisioterapeuta puede enfocar su tratamiento en cómo reducir el esfuerzo físico. Por ejemplo, sugiriendo el uso de muletas o maneras de adaptar la postura al dormir, al sentarnos o al levantar peso. También puede dar consejo sobre cómo adaptar el entorno de trabajo.

Sin embargo, el objetivo fundamental del tratamiento, es mejorar la condición física de la zona lesionada del cuerpo, para que la posibilidad de una recaída sea mínima.